Detrás del branding: Ya’axtal

ENTREVISTA CON MARÍA GAMBOA

 

FOTOGRAFÍA: DIAFRAGMAS

Si hay algo por lo que estamos orgullosas, es de las conexiones y amistades que forjamos al crear un branding. Es un proceso que requiere tiempo, dedicación y sobre todo, mucha comunicación por parte del estudio y de nuestros clientes. Nos adentramos en sus protocolos, conocemos a todos los involucrados, escuchamos las historias que los motivaron a emprender y gracias a esta confianza que se produce en nuestro trabajo, hemos logrado conocer gente muy inspiradora que vale la pena compartir.

Mari (de cariño) además de la definición “empresaria”, también lo es de “mujer ocupada”. Con tres tiendas ubicadas en Mérida, Yucatán, México. Logra el balance entre dedicar gran parte de su tiempo a la gestión de sus equipos, inventario, venta, comunicación y lograr una vida saludable para ella y su familia.

Llevamos trabajando de la mano durante ya casi 3 años, y es muy enriquecedor poder tomarnos el tiempo para escucharla hablar sobre su crecimiento, los obstáculos que ha afrontado y la emoción de cumplir 1 año de la apertura de su tercera tienda.

Esperamos que disfrutes y que esta entrada logre motivarte por si estás pensando en iniciar tu emprendimiento.

Sobre el nombre de su marca…

Si eres de Mérida, México te sonará mucho el nombre Ya’axtal Ecotienda, ya que en algún punto desde su apertura hace 12 años, te habrás topado con alguna de sus tiendas ubicadas en diferentes puntos de la ciudad. Pero le preguntamos a Mari, ¿por qué se llama Ya’axtal?

Empecé con una lluvia de ideas, escribiendo y buscando. Siempre tuve la idea de abrir algo local, por lo que el nombre necesitaba ciertas características, como que no fuera en inglés, sea único y memorable. En ese momento las palabras «verde» y «eco» estaban empezando a sonar… si estabas en ese movimiento. Al final busqué palabras en Maya y encontré Ya’axtal que significa reverdecer, lo repetía y aunque me daba temor por la pronunciación tomé el riesgo por su significado y lo original del nombre.

Sobre forjar su propio camino…

¿Siempre tuviste en mente abrir tu propia tienda?

No siempre, yo estudié negocios internacionales y lo que más me llamaba la atención de mi carrera era poder viajar, de ahí nació mi idea de visitar lugares, importar productos y venderlos.
Mientras estudiaba, mi hermana tenía una agencia de promociones y edecanes, siempre he sido muy trabajadora, así que empecé con ella. Activaba las promociones en escuelas y súpers que antes eran mucho más grandes de lo que es ahora, habían globos, degustaciones, promociones… Y a raíz de eso, me empecé a interesar por la mercadotecnia.
Tras graduarme viajé por Alemania e Inglaterra y lo que más me gustaba eran las tienditas, mercaditos, negocios pequeños pero personalizados. Al regresar a Mérida me casé y mi marido tenía ideas similares, así que un año después de la boda nace Ya’axtal.

Sobre el inicio de su empresa…

¿Por qué una ecotienda?

Obviamente tuvieron que ver los negocios, ya tenía una idea de lo que estaba pegando en otros lugares, lo que iba a impactar y quería ser diferente en mi ciudad. Investigué sobre los productos orgánicos y el crecimiento potencial que iban a tener.
Toda mi familia es yucateca, mi papá y mis abuelos siempre han tenido granjas, por eso siempre tuve al alcance productos y comida local. Me pregunté, ¿no estaría bien que puedas conseguir todos estos productos frescos que vienen de los pueblos en un punto de la ciudad? Al principio así era Ya’axtal, vendíamos arteasanías, semillas y productos orgánicos de los municipios cercanos. 

Sobre su espíritu emprendedor…

¿Qué dificultades has pasado desde que iniciaste?

Tenía una idea muy clara de lo que es una ecotienda y quería hacer una revolución verde, algo difícil fue culturizar sobre el cuidado del medio ambiente, como el reciclado, la composta, etc. Obviamente otra dificultad fue sentarme a esperar a que lleguen los clientes, los primeros años contacté a muchos medios de comunicación para darme a conocer.
El yucateco es curioso, se acerca a preguntar, poco a poco fueron llegando personas que querían productos sin pesticidas, me publicaron en el Diario de Yucatán, salí en la radio y se corrió la voz de que estaba haciendo algo diferente y así fuimos creciendo año tras año. El tema de la salud viene después, es un tema que también me interesaba y tras la pandemia todo se disparó.

Sobre actualizarse o morir…

Siempre has tenido muy presente el branding en tu empresa, ¿por qué es tan importante?

Porque lo estudié y trabajé en una agencia, sabía que lo más importante era posicionar una marca, siempre fue importante para mí y le invertí a esa parte. Sabía que tenía que informar a mis clientes desde el día 1 sobre qué era Ya’axtal, decirle a la comunidad por qué consumir productos orgánicos, locales, naturales y demás. Estaba consciente del papel del branding y creo que desde un principio ha ayudado a posicionar Ya’axtal. No podía salir a buscar clientes sin nada, quería algo grande y tenía que estar preparada para proyectar y compartir mis ideas.

Sobre balancear el trabajo y la familia…

Ya estamos a casi 1 año de la apertura de tu tercera tienda, ¿cómo logras el balance entre el trabajo y la familia?

He tenido suerte al tener el apoyo de muchas personas. Durante mi embarazo una amiga me ayudó con la tienda, mi marido quien ya es parte fundamental del equipo Ya’axtal, y con el que hago equipo para dividirnos las tareas y poder estar con nuestro hijo.
También creo que tener un buen equipo de trabajo y encontrar a las personas indicadas para delegar es clave para el crecimiento. Nadie te lo dice pero hay muchos sacrificios que tienes que hacer, y hay que confiar en las personas para que no se te venga todo abajo. 

Sobre las nuevas generaciones…

¿Qué consejo le darías a alguien que está empezando a emprender?

Primero, tienes que hacer algo que te apasione, porque si no te apasiona no vas a hacer sacrificios. No todos tienen la suerte de encontrar algo que los apasione en el primer intento, pero hay que perseverar.
También tienes que tener tu objetivo muy claro, eso es primordial: saber qué es lo que quieres y hacia dónde vas. Hacer un ejercicio interno todos los días para no titubear y tirar la toalla, rodearte de un buen equipo de trabajo y estar preparado para lo que venga, tener un plan b por si algo no funciona y seguir adelante.

Esperamos que les haya gustado y si están por Mérida no duden en pasarse a Ya’axtal.

También te puede gustar

Productos & Packaging

Productos & Packaging

Productos & packaging¿Qué considerar al crear estas aplicaciones? Cuando una marca sale del mundo digital para entrar al mundo físico, pueden surgirte muchas dudas en cuanto a cómo aplicarla, sobre todo cuando nuestro negocio involucra productos, empaques de envío...

leer más